¿Me sigues?

20 abril, 2011

Estoy enamorada de Jonathan Pérez Jiménez. Sí, de ti, cariño ♥

Hace casi un añito que estamos juntos, cariño y no sé, me apetecía escribir... Un día me dijiste que no te escribía nada en mi blog ¿no? Pues aquí tienes una entrada sólo y exclusivamente para ti. Quiero que sepas que aunque esta semana no haya sido la mejor para los dos, que no me gustaría perderte nunca, eres la persona imperfectamente perfecta para mí.
Cómo te he dicho mil veces, puedes apreciar que te adoro y que por ti, haría lo que fuera y lo haré, te lo prometo. No me arrepiento de haberlo intentado tantas veces porque gracias a eso estoy hoy con la persona que me ha hecho feliz.
Gracias por ser tan bueno, de verdad, gracias por existir, por estar conmigo, por soportarme, por quererme, por abrazarme y darme mimitos, por amarme, por demostrarme cuando menos lo merezco, por estar conmigo en definitiva... Gracias por ser como eres, sólo tú consigues llenarme.
No sé si te lo he dicho alguna vez, lo dudo mucho, pero ¿sabes qué? Lloro cada vez que pienso que algún día esto puede acabarse... Lloro de felicidad cuando pienso en todo lo bueno que hemos vivido y pienso "Qué afortunada soy"; y lo quiera o no, siempre estoy pensando en ti, todo me recuerda a ti, a tu olor, a tus suaves manos, tu sonrisa, tu cálido aliento, tus ojos marrones tan lindos, tú forma de hablar, de vestir... Cada vez que miro a un lado veo un coche igual que el de tu madre, escucho tu nombre por todos lados y me parece escuchar tu risa escandalosa por todos sitios, ¿me estaré volviendo loca? Puede... Pero loca por ti.
Hacía mucho tiempo que no te escribía nada y hoy me siento inspirada, hoy hemos arreglado una de nuestras discusiones y espero que no haya otra más hasta dentro de MUCHO tiempo, no soporto cuando discutimos, es algo que me puede, odio cuando estamos sentados el uno frente al otro, sin hablar, sin mirarnos apenas... Tan cerquita y tan lejos a la vez de poder darte un abrazo. Agg, ¡cómo lo odio! Esa es mi debilidad... Además de tus besos, eso más que una debilidad, es una adicción. Soy adicta a ti en tu totalidad.
No existen palabras para definir lo que siento por ti, ya que cada día crece un poco más este sentimiento, lo creas o no, y aunque parezca que a veces paso de ti, no lo hago. Me preocupo más de ti, que de mí misma, a la vista está que prefiero mil veces que tú sonrías a que yo esté bien.
No quiero volver a despertarme un día y no tener un toque tuyo, no estar preocupada por la hora por si llego tarde y tú te enfadas. No quiero dejar escuchar nunca como me dices que soy una mimosa y una pegajosa, como me empujas o me pegas de forma que no me duela, ya que es una broma, lógicamente.
No quiero volver a estar sin ti, ni un día más, ni una hora, ni un minuto, ni un segundo más de mi vida. Ahora estás en ella y no quiero que salgas, NUNCA.
¿Te puedo pedir un favor?
Bueno, más que un favor... Es una petición.
¿Quieres estar conmigo siempre?
Yo contigo, sí.
Te amo.

2 comentarios:

Niña de papá dijo...

que bonitooo!! cuando lo vea va a flipar jejeje
un besazo preciosa!

Lαɾα ღ . dijo...

Espero que le gustee jaja ! :D
Un besazoo pa ti tambieen (K)