¿Me sigues?

30 agosto, 2011

Pon esa canción que tanto te gusta, acuéstate en la cama, cierra los ojos y... Sueña.


Hay momentos en los que sólo quieres irte a tu habitación, cerrar la puerta con llave y poner la música a todo volumen. Momentos en los que el mundo no te entiende, o eres tú el que no entiende al mundo. En los que te separas de la realidad y te sumerges en tu propio mundo. No es que estés triste, tampoco alegre. No estás mal pero un poco desanimado. Sólo quieres escapar solo o con esa persona.
Sí, con él. Quiero escaparme a un mundo dónde no importen las reglas o mejor dicho, que no existan reglas, ni límites. Quiero vivir a mi manera con él. Dormirme a su lado y que al despertar lo primero que vea sea su rostro. Y besarle. Besarlo siempre. Besarlo lentamente, con lujuria, con cariño. Un beso apasionado o un beso tímido. Da igual cómo sea. Quiero besarle siempre.
Decirle que lo quiero, que lo amo. Que la vida sin él no sería igual.
Entonces... Es cuando acaba esa canción y surge un largo e incómodo silencio. Has vuelto a la realidad, y precisamente, la realidad no es como soñabas. Es más cruda e ilógica, por eso es que a veces, la misma persona que te hace soñar con un mundo lleno de felicidad, es la misma que te hace llorar.

2 comentarios:

Efecto dominó dijo...

Me encanto! Creo que describes a la perfeccion el momento que minimo pasamos las mujeres una vez al mes (o a la semana jaja) Un besooo! :)

Lαɾα ღ . dijo...

En mi caso, una vez a la semana jaja :) puues me alegro de que te haya gustado la verdad un besoo (L)